La cornalina para la joyería

Desde que el ser humano habita en el planeta ha trabajado sustancias que le proporcionaba la naturaleza con la intención lograr que le hiciesen la vida más sencilla. Pero además, como elemento ornamental se usaban materiales que son buenos conductores del calor y la electricidad y piedras.

En un comienzo se modelaron las sustancias minerales duras y aparte con el transcurso del tiempo se dominaron el cobre, la plata, el hierro, el bronce y el oro. Todo esto hizo que aparecieran nuevos empleos.

Los aretes, gargantillas, pulseras, etc. formaron parte de todo esta evolución a causa de la habilidad de los individuos competentes que modelaban los colgantes plata personalizados y las aleaciones con características metálicas.

Con el uso de el jáspe, el cuarzo, el ónice, la amatista y la cornalina para la la joyería se creó otro trabajo, el estudio de gemas. Se presagiaba que determinados minerales duros, brillantes y escasos ayudaban a recuperarse de los malestares, otras se excluían porque suponían que daban mala suerte y también otras traían buena suerte a los hombres y mujeres que se las colgaban.

Con el paso de los años, al producirse una transformación social, tecnológica y económica hizo que ciertas aleaciones y piedras sirvieran la rama industrial.

Las joyas se perfeccionaban cada día más. Eran símbolo de poder. Y además observando los collares, anillos, collares, pendientes, etc. que portaba un señor o una señora era posible conocer la afiliación política y sin duda si practicaba el cristianismo, el judaismo, el hinduismo, etc. .

Muchos collares, sortijas, pendientes,gargantillas, pulseras, colgantes, etc. que compramos en nuestros tiempos ya se hacían en Grecia, Mesopotamia, Roma, Egipto, China o la India.

Si hablamos de alhajas estamos haciendo referencia a algo de elvado importe, como por ejemplo anillos, pulseras, collares, pendientes, etc., que se realizan con el cuarzo, el feldespato, el lapislázuli, el jaspe o el ojo de tigre y asimismo con preciados metales.

Los aretes, gargantillas, pulseras, relojes, etc. ayudan a que las señoritas se sientan más favorecidas, y obviamente se consideran un símbolo de feminidad.

El hombre de estos tiempos le gusta llevar colgantes plata personalizados de buena calidad. Puede encontrar multitud de complementos, como son pendientes, colgantes, gemelos, pulseras, alianzas, alfileres de corbata, etc. Se hacen con materiales como pueden ser el acero o el latón y también se les añade piel, caucho, etcétera sin embargo la plata y el oro suelen utilizarse más.

Las alhajas de los chicos en realidad son más sobrias que las alhajas de las mujeres, no suelen tener piedras.

No olvide que incluso podría marcar una pieza de joyería para que sea exclusiva.

En las webs tendremos un montón de tiendas que se ocupan de este tipo de trabajos.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrDigg this