La  Inseminación artificial  como  técnica  es  más  sencilla

La  Inseminación artificial  como  técnica  es  más  sencilla  ya  que  no  precisa   de  realizar  la  extracción  de  los  óvulos. La fertilización  in  vitro es  más  compleja, precisa  de  un  procedimiento  quirúrgico  para  obtener  los  óvulos  y  ser  fecundados  en  el  laboratorio.   La  Inseminación  artificial   realiza  la  estimulación  ovárica  y  debe  ser   mínima  para  evitar  el  riesgo  de  embarazo  múltiple.

El  crecimiento  de más  de  2  o  3  folículos  debe  hacernos  plantear  la  cancelación. En la fertilización  in vitro la estimulación ovárica persigue obtener un número de óvulos adecuados. La Inseminación Artificial  es mas  económica  considerando  el  coste  del  tratamiento, las  posibilidades  de  éxito  son  menores  en  un  15 % por  intento  considerando  parejas con buen pronósticos.

En la Fertilización in vitro  el  esfuerzo  económico  es  más  elevado  aunque  resulta  más  económico  si  consideramos  el  coste  por  niño  nacido.  El tratamiento con mayores  posibilidades  de  éxito  por  intento en determinados casos  de probabilidades de embarazo. La Inseminación artificial   no  aporta  posibilidades  reales  de  éxito  en  caso  de    obstrucción  tubarica  o  factores  masculinos  severos.

En la fertilización in vitro la  posibilidad  de  éxito, salvo  casos  extremos, son independientes. Las  alteraciones  de las  trompas  y  la  severidad  del  factor  masculino  el  cual  se  puede  considerar  la  primera  opción  en  parejas  con  tiempo  prolongado   de  esterilidad, factores  masculinos  moderados  y  mujeres  con  endometriosis.   Se  obtiene  información  valiosa  durante  el  tratamiento.

Se  evalúan  factores  importantes  como  la  respuesta  ovárica  a  la  estimulación,  la  calidad  de  la  fertilización  y  la  evolución de los embriones. Es  importante  resaltar  que  en   las  técnicas  de  Reproducción  Asistida la  gestación puede  darse  de  forma  múltiple,  dada   su  elevada  frecuencia  y  las  complicaciones  asociadas    para  los  recién  nacidos.  El  incremento  de  gestaciones  múltiples  vinculadas  a  la  expansión  de  las  técnicas  de  fertilidad  es  un  hecho.

 

Toman en consideración  los factores  de  embarazos  en  el  caso  de  la  edad  de  la  mujer, los  ciclos  previos  fallidos, los  antecedentes  de  embarazos, el  índice  de  masa  corporal  y  el  estilo  de  vida como  el  consumo  de  alcohol, tabaco, estupefacientes  café.   Asimismo  el  número   total  de  ovacitos  recuperados  es  uno  de  los  factores pronósticos  más  importantes  en  la   técnica  de  reproducción  asistida.

La  Inseminación  artificial en  los  seres  humanos  ocupa  un  papel  muy  importante  en  garantizar  a  la  personas que  desean  tener  un  hijo  a  través  de  la  fecundación  asistida hacia  el  gran logro  de  la  fecundación  por  medio  de  estas  técnicas  que  deben  ser  ejecutadas por  un  ginecólogo  especializado   lo  cual   estos  procedimiento  no  puede  ser  realizado   de una  forma casera.

La inseminación artificial tiene una proporción de éxito de aproximadamente un 15-20 % por prueba. El número de inseminaciones a realizar depende de nuevo de muchos elementos pero por lo general en IERA no recomendamos más de 2-3 intentos. Si no se consigue embarazo con inseminación, lo más recomendable es intentar la fertilización “in vitro” tal como mostramos en nuestros  pacientes.

Nuestros artículos  les  ofrecen  un  servicio  de  orientación    que  les  permitan acceder  a  los  múltiples conocimientos  con  gran facilidad y alcance para nuestros lectores en donde podrán  disfrutar de ellos y poder entender  los  beneficios  que  ofrece una Inseminación Artificial con éxito.

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
Digg this
Digg